Consejos para Brillar en el Día de tu Boda

La primavera y el verano son las estaciones del año donde más celebraciones de boda se festejan. Las parejas, en busca del clima perfecto, esperan a que pasen las lluvias, y fríos, del invierno.

Las bodas son momentos de felicidad. Una sencilla ceremonia contiene todo el esfuerzo que ha requerido el paso del tiempo en consolidar una relación. Debido a la importancia de la ocasión los novios quieren que el día sea perfecto.

La piel

La piel es la parte del cuerpo más representativa del rostro. Los brazos, las manos, las piernas, la espalda y la cara son algunas de las zonas que quedan al descubierto, en un vestido de novia. Por ello debe procurarse una buena protección, y mantenimiento, de la dermis. Los profesionales en este campo mencionan los beneficios de utilizar productos cosméticos con componentes en óxido de zinc. Este componente evita quemaduras debido a los rayos ultravioleta. También tiene cualidades que actúan contra las manchas y arrugas en la piel. Otra de sus características es su función antiséptica, es capaz de eliminar el acné, además de actuar frente a su aparición al regular la producción de sebo en la piel. Como podemos ver el óxido de
zinc tiene muchos beneficios y propiedades para la piel, además de ser usado como ingrediente en muchos cosméticos.

Los ojos

La mirada es muy importante en una novia, pues son muchos los momentos que quedarán inmortalizados, en fotos y vídeos, como recuerdo. Debido a lo relevante de este aspecto, saber realzar el poder de los ojos es fundamental. La clave está en las pestañas. En estas ocasiones usar pestañas postizas es uno de los recursos más sugeridos. Esta técnica aplicada por
profesionales de la estética y con estilo, consigue dar amplitud a los ojos. La mirada gana en intensidad y profundidad.

El rostro

Como se ha mencionado, la primavera marca el inicio de una actividad frenética en el sector comercial de las bodas. Los profesionales en organizar eventos, y en asesorar a los novios, saben de la importancia de adecuar los arreglos, y accesorios, a la época del año en que vaya a celebrarse el evento. Lo mismo ocurre con el maquillaje de novia. Cada estación tiene una tonalidad idónea. Por ello, las novias, si quieren realzar sus facciones de manera natural, deben aplicarse cosmética de colores tono pastel. En la primavera los tonos rosa, melocotón y azul celeste son los más sugeridos.