Consejos para que tus Invitados se Sientan Agusto en tu Boda

Llega la época de bodas y con ello los nervios, tensión, estrés…

Hoy te traemos unos cuantos consejos para que tu boda salga mejor de las expectativas que tenías.

NO HAGAS ESPERAR A TUS INVITADOS

En realidad, todos sabemos que la novia debe de llegar tarde. Pero asegúrate de no exceder ese tiempo más de 15 minutos. Sobre todo, si los invitados no cuentan con algún lugar donde sentarse. Esto como consecuencia hará que la boda no empiece con muy buen pie, más aún si han pasado calor o frio al aire libre. Por este motivo es muy importante planificar bien los tiempos con los fotógrafos, maquilladores y peluqueros.

LA BARRA LIBRE DEBE FLUIR

Todos recordamos las largas colas que se pueden hacer en una discoteca a la hora de pedir en la barra. Por este motivo hay que calcular muy bien el momento de la barra libre. Por ejemplo, una sola barra para 300 invitados puede dar lugar a largas colas. Es recomendable que el salón disponga de varias barras libres si el número de invitados es superior 200 invitados. También es recomendable disponer de varios camareros por barra que hagan que la cola fluya.

INTENTA QUE LA COMIDA NO SE ALARGUE EN EXCESO

Por lo general, una comida o cena en una boda no suele exceder las dos horas. Asegúrate de que el salón está preparado para servir los platos continuadamente. Por desgracia, no hay nada peor en una boda que estar esperando un buen rato entre plato y plato. Una buena idea que cada vez más veo en las bodas es en servir la primera copa de la barra libre en la mesa. Es una estupenda manera de prepararse para lo que será la fiesta.

NO CARGUES EL BANQUETE CON DEMASIADOS DISCURSOS

Volvemos con los discursos. Aunque es un momento muy emotivo y que los novios recordaran no es recomendable excederse con ellos. Uno está bien, seguramente dos también sea aceptable, pero en cuanto nos vamos de esta cifra la cosa empieza a peligrar. Durante la cena los invitados quieren comer tranquilos y hablar con sus compañeros de mesa, pero si estamos interrumpiendo cada momento con un discurso puede llegar a ser molesto.